Reportaje

Dulce Refugio… testimonio del hermano de una adolescente embarazada

Posted on April 18, 2008. Filed under: Reportaje | Tags: , , |

Este es otro testimonio que nos llegó a nuestro blog y que en definitiva lo debemos compartir con ustedes.

por Fredy Palomino

Hola, tal vez les sorprenda el hecho del por que escribo en un espacio como el de ustedes pero buscando algún material relacionado con el tema de embarazaos en los adolescentes me tope con ustedes y senti la necesidad de compartir mi historia que es asi….

Hace 2 años perdí, tal vez, a uno de los seres mas importantes de mi vida: mi hermanita. Ella se llamaba Yaranahidu. Raro nombre ¿no?, pero para mi el mas lindo del mundo. Era menor, pues tenía 17 años cuando murió después de un parto que, creo yo, fue por descuido médico. Ha sido una experiencia muy dura, a pesar de que la bebe que quedó ahora está bien y entre todos la cuidamos. Digo todos… nuestra familia y la familia del padre, que hay que denotar que en el momento en que mi hermanita quedó embarazada tenía 18 años. Como pueden ver eran bien jovenes.

En fin….. mi intención, al escribir, es porque aunque uno nunca quisiera que esto pasara, parece ser que ya es difícil de evitar. Igual, todo esto me ha servido para interesarme por el tema y eso me ha llevado a querer hacer algo por ustedes niñas que pasan esos momentos dificiles y de mucho temor. Es algo que Dios ha puesto en mi corazon y creo es un granito de arena para ayudar…

Hablé con amigos profesionales en distintos campos como son medicina, educación, psicología y consejeria y les pregunté ¿qué podíamos hacer? En mi pais (ha proposito soy Colombiano y vivo en Bogotá), el índice de niñas embarazadas es muy alto. Nos reunimos y fue como surgió la idea de formar una entidad, sin animo de lucro, para apoyar a este grupo de jóvenes. La idea es que ustedes niñas y tambien niños nunca dejen de soñar y continuar el desarollo normal de sus vidas. Nuestro deseo es que NO cambien su historia o sus sueños por lo que mucha gente les pudiera decir que ahora no van a lograr. Que puedan entender que ese bebe nunca va ser un problema para que ustedes continuen. Que la salida no es abortarlo ni darlo en adopción, al menos cuando se quiere tenerlo…

Es como está naciendo nuestra fundacion que se llama DULCE REFUGIO, donde ya dije buscamos apoyarlos en el embarazo, nacimiento y posterior vivencia con el bebé. El plan es muy bonito. Entre otras cosas buscamos que los adolescentes no paren de estudiar. Queremos verlos profesionales y con hijos felices y que además estén bien en salud.

La verdad no quiero que hayan mas Yaris (nombre como cariñosamente llamaba a mi hermanita). Si alguien se interesa y creen que los podemos ayudar por favor llame en Bogotá al 223-2864 o al 300-332-8573 y pregunten por Fredy Palomino. Dios les bendiga.

Read Full Post | Make a Comment ( None so far )

Venezuela: Embarazo adolescente, ¿dolencia de las mujeres?

Posted on April 14, 2008. Filed under: Reportaje | Tags: , , , |

Me llegó a mi buzón electrónico este artículo que comparto con ustedes en este blog.

Por Aline Castellanos

Lunes 7 de abril de 2008

Caracas, (Especial de SEMlac).- Yurimi baja la voz y, como en secreto dice: “es que yo pensé que no me iba a pasar nada; que las primeras veces no pasa nada”. Pone las manos en su vientre y sonríe. En tres meses, Yurimi, de 15 años, dará a luz. Ella quiere que sea niña, “para consentirla” y ponerle los vestiditos que eran de ella y que su mamá guardó.

La muchacha acaba de abandonar la escuela secundaria, cosa que, según dice, no le importa demasiado. Su novio, de 19 años, hace dos meses que no la llama por teléfono. “Le dio miedo, creo, así son los hombres.” Y luego, con una seriedad que casi choca con su rostro infantil, lanza una frase típica de las caraqueñas: “pero yo voy pa’lante, con él o sin él, a mi hija no le va a faltar nada”.
Su casa, en un barrio caraqueño, es humilde, pequeña, donde habitan ella, su mamá, tres hermanos pequeños y una prima. La sobrevivencia corre a cargo de las tres mujeres, que se alternan para atender una tienda y un puesto donde se alquilan teléfonos celulares.
En Venezuela, una de cada cinco mujeres embarazadas es adolescente. El país ocupa el primer lugar en América Latina en embarazo precoz, con 20 por ciento de embarazos adolescentes, por encima de Nicaragua, que hace algunos años ocupaba el primer lugar latinoamericano, y muy por encima de Chile, con el porcentaje más bajo de la región: 10 por ciento.
Con orígenes como la falta de acceso a información y métodos anticonceptivos, abuso y violación sexual, falta de perspectivas de vida, pobreza y violencia, los embarazos de cientos de miles de Yurimi son, según el Centro Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM), absolutamente prevenibles; más aún cuando resultan no deseados. Del total de embarazos en Venezuela, 50 por ciento no son deseados, de acuerdo con esta organización.
El fenómeno, calificado de grave por la Asociación Venezolana para una Sexualidad Alternativa (AVESA), no constituye un tema prioritario de la agenda de salud del gobierno federal, al decir de Mercedes Muñoz, presidenta de la organización, en entrevista con SEMlac.
“No hemos tenido un gobierno al cual le represente un asunto prioritario la sexualidad, informar, dotar de mecanismos para acceder a métodos anticonceptivos y frenar la violencia contra las mujeres”, señala.
Para Muñoz, sin embargo, los logros de las mujeres en los límites jurídicos y en el diseño de políticas de gobierno son incuestionables: “tenemos leyes y políticas públicas muy completas que abordan los temas de derechos femeninos, principalmente en lo que respecta a una vida sin violencia”, dice en referencia a la recién aprobada Ley contra la violencia hacia las mujeres.
Sin embargo, considera que la aplicación de estas políticas aún tiene carencias, “porque se aplican conforme a las voluntades, no como una política de Estado”.
La gravedad del fenómeno estriba en que, por la corta edad de las embarazadas, se incrementan los riesgos de mortalidad y morbilidad materna; se eleva el costo social que implica la deserción escolar, el incremento de madres solteras y hogares sustentados sólo por mujeres, y se da continuación al círculo de la pobreza y la violencia, entre otros, señalan los informes de CELSAM.
Sobre la mortalidad materna adolescente, aunque en Venezuela no se cuenta con datos oficiales recientes, a nivel de América Latina, las defunciones por complicaciones obstétricas en mujeres entre 10 a 19 años ocupan entre el segundo y cuarto lugar del total de muertes femeninas.
Para las madres adolescentes, los riesgos más frecuentes son preclampsia, eclampsia, partos prematuros, productos pequeños, anemia, hipertensión arterial, endometritis puerperal, septisemia neonatal, abortos y desproporción fetopélvica debido a la inmadurez de la pelvis y dificultades respiratorias en el recién nacido.
Un problema que acompaña al embarazo adolescente es el aborto, añade Mercedes Muñoz. Tampoco hay una cifra certera, debido a su prohibición legal, pero por los datos que se tienen a partir de las adolescentes que llegan a los hospitales con complicaciones de un aborto incompleto, y por las cifras de mortalidad, se presume que tales complicaciones originan la tercera parte de la mortalidad adolescente femenina.
Los riesgos sociales están asociados tanto a la repetición de la pobreza y la violencia, como a la reproducción de estereotipos de género. “Tenemos una cultura de feminización del embarazo y de la crianza de los y las hijas”, señala Muñoz, en la que es la mujer la que se embaraza y es la mujer la que cría a los y las hijas.
En Venezuela, al menos 60 por ciento de las madres son solteras y muchas de ellas fueron madres adolescentes, indica. El embarazo se mira como un fenómeno exclusivamente femenino, en el que el papel del hombre se reduce a la procreación, remarca Muñoz.
Tal situación genera una paternidad irresponsable, fenómeno que tampoco tiene una política de Estado que trate de revertirlo.
Especialistas en salud sexual y reproductiva consideran que las causas del embarazo adolescente se encuentran en factores como la falta de educación sexual y de acceso a métodos anticonceptivos; la inestabilidad familiar; el abuso y violación sexual; y una permanente influencia mediática que propicia una actividad sexual temprana.
Además, añade Muñoz, “tras el embarazo adolescente se encuentra también la falta de empoderamiento de las mujeres, que carecen de elementos para decidir sobre su sexualidad y su reproducción. Basta mirar la cifra del total de adolescentes con vida sexual activa: sólo 10 por ciento ha usado alguna vez un método anticonceptivo, y no de forma sistemática”, añade.
En un ambiente de pobreza, el embarazo adolescente no hace sino perpetuarla: el abandono paterno -que es común-, la deserción escolar, la falta de empleos de medio tiempo, de centros infantiles (guarderías), entre otros, inciden en que la pareja o la madre adolescente, tenga menos asideros para acceder a una vida digna, señaló en sus conclusiones el Congreso Venezolano de la Mujer.
Así, mujeres como Yurimi, por ser adolescentes embarazadas y vivir en un contexto de pobreza, son más vulnerables personal y socialmente. Un atenuante en Venezuela parece ser la cobertura sanitaria que se estableció con la administración del presidente Hugo Chávez. La atención a la salud, en todos sus niveles, es pública y gratuita.
“Si bien la OPS afirma que “la fecundidad adolescente es más alta en países en desarrollo y entre clases sociales menos favorecidas, haciendo pensar que se trata de un fenómeno transitorio porque, de mejorarse las condiciones, podría descender”, el hecho de que Estados Unidos tenga la tasa de embarazo adolescente más alta de los países industrializados (11,1 por ciento, según la OPS) coloca el tema de la inclusión de la sexualidad dentro del concepto de ciudadanía”, afirma Muñoz.
La sexualidad, no obstante, no ha sido incluida dentro de este concepto, insiste Muñoz, por lo que -a su juicio- hace falta una política de educación sexual de carácter masivo y emergente.
Y añade: “El enfoque del fenómeno es insuficiente, hay una satanización de carácter moral, no una explicación de tipo social. Se dice que las adolescentes ‘salen’ embarazadas porque andan de locas; no se mira el fenómeno en toda su dimensión social. El embarazo adolescente es una dolencia de la ciudadanía de las mujeres, y una lucha que está pendiente”, asegura.

ROTATIVO de Querétaro

Read Full Post | Make a Comment ( None so far )

Con olor a lluvia

Posted on September 16, 2007. Filed under: Reportaje | Tags: |

Por: Aura Lucía Torres Z.

Trabajo final del Taller de Prensa 2do semestre de 1994 (Comunicación Social y
Periodismo. Universidad del Valle, Cali – Colombia).

Historia basada en las diferentes experiencias investigadas a través de observación y entrevistas de madres adolescentes del centro Ser Mujer y del Centro para la Ayuda de Madres Solteras.

 

Omaira tiene trece años y un hijo. Vive en Cali, pero no es de aquí. No sabe de dónde viene ni dónde está su familia. Tampoco quiere. No hay aromas agradables o cálidos en su memoria. Su cuerpo es agresivo. No admite sonrisas ni ternuras, a pesar de su niñez.

Nunca le tocó escoger. Todo le llegaba generalmente de manera intempestiva.
En ella la vida olía a tierra mojada antes de haber llovido. Cuando sintió la
mano grande y callosa de su padre entre las piernas por primera vez y cada
noche después hasta que murió de viejo.

Unas semanas después llegó la madrina a hacerse cargo de ella; y descubrió su
pecho bien formado. Y descubrió que podía ganarse una platica dejando que
don Nestor, el tendero, visitara por la noche a Omaira y la hiciera dormir con
las caricias que extrañaba de su padre.

“La bendición Madrina”, le dijo cuando ella la mandó a trabajar limpiando
pisos en la finca de los patrones. Fue la última vez. No hubo finca no hubo piso
ni patrones. Solo un viaje de una luna y dos soles en la bodega de un camión,
interminable por el hambre y cuando por fin, indeseable por lo que se encontró.
Omaira no era tonta y aprendió rápido el oficio. Además tenía la facilidad de
adaptarse dócil a las situaciones nuevas. ¿Dónde estaba la diferencia entre su
padre, don Nestor y estos desconocidos con acento de palmeras que la
hurgaban a diario y encima le pagaban?

Supo que tenía doce años por los papeles que la Madrina le había empacado
en el bolsillo y que Dalila leyó, que era más joven que las demás porque la
Mona se lo dijo y que no tenía por qué sentirse enferma ni con miedo cuando
sangraba porque eso era parte de ser hembra, como decían con el orgullo entre
rimel y colorete sus compañeras en las horas de descanso.

Una noche la Mona la sacó del cuarto, le entregó veinte mil pesos y una
dirección. Le dijo que se fuera, que ella no se merecía lo que estaba viviendo
Omaira se fue. Llegó donde la hermana de la Mona en Cali. No hablaban
mucho, sin embargo Carmen sabía quien era ella. La llevó al médico. Y le
hicieron varios exámenes para el sida y el embarazo. El primero negativo, el
segundo positivo.

Ahora que tiene a Andrés en sus brazos piensa con alivio en el asco de todos
los días mientras el estómago se le iba por la garganta y los intestinos
presionaban la vejiga, en esa horrible sensación cuando la masa que le crecía
ahí detrás del ombligo se aferraba con fuerza a sus tripas, cuando ella deseaba
sólo expulsarlo.Ahí va Omaira con Andrés en sus brazos, sin querer hablar o recordar.

Es ella,hoy, la que de él se aferra. No sabe que como ella hay muchas.
No sabe que hay muchos que piensan que ella es un tema trillado de mujeres
trilladas con hijos trillados que conforman una sociedad aún más trillada que
todo lo demás.

Read Full Post | Make a Comment ( 1 so far )

Embarazo de adolescente: Un riesgo más de la generación extrema

Posted on August 19, 2007. Filed under: Reportaje | Tags: , , |

La adolescencia marca el paso de la niñez hacia la adultez. Es un tiempo para disfrutar de la compañía de amigos, salir en grupos, divertirse, estudiar y prepararse para el futuro. Son años por demás difíciles, llenos de presiones, incertidumbres y búsqueda de identidad. Un embarazo antes de tiempo puede tener implicaciones hacia el futuro difíciles de cuantificar y dimensionar. Según datos estadísticos de la revista Population Report, las mujeres que quedan embarazadas de su primer hijo antes de los 20 años tienen más probabilidades de:

  • recibir menos educación,
  • tener menos posibilidades de empleo y menores ingresos,
  • divorciarse o separarse de su compañero, y
  • vivir en la pobreza.
Read Full Post | Make a Comment ( None so far )

Testimonio de una madre adolescente

Posted on August 19, 2007. Filed under: Reportaje | Tags: , , , , |

“Lo fundamental para mí fue el apoyo que me brindaron mis padres”.

Ani es una joven como cualquier otra que vive en un barrio de Santo Domingo. Estudia, ayuda a su madre con las tareas del hogar, trabaja y comparte con amigos y amigas.Hace nueve años, cuando apenas tenía 13, su novio la presionó diciéndole que tenía que irse con él.

Una tarde, de regreso a casa de la escuela, su novio se la llevó a la fuerza. Su madre sin saber dónde ella se encontraba lloró desesperadamente su desaparición. Ella no sabía dónde ni cómo se encontraba su hija. Al caer la noche se enteraron de que Ani estaba en la casa de Alex (su novio). En ese momento los padres de Ani se enteraron que ella tenía novio.

Más tarde padres y familiares de la menor se resignaron y decidieron dejarla con su compañero. No sin antes doña Cristina Cuello, madre de Ani, decirle a su ya yerno lo que se merecía y advertirle con relación a no maltratar a su hija.

Al año y medio ¡sorpresa!, Annie estaba embarazada. “Cuando me entere del embarazo de mi hija yo me quería morir” dice doña Cristina mientras se pone las manos en la cabeza. Esto, porque su niña estaba estudiando aún y ella no quería que abandonara sus estudios.

A pesar de las precariedades y dificultad, pero al mismo tiempo con mucha alegría por la espera del nieto, Cristina apoyó en todo momento a su hija para que llevara a feliz término tanto sus estudios como su embarazo. Siempre estaba pendiente de los chequeos médicos prenatales, de la escuela y de todo lo concerniente con su hija aunque no vivían juntas. Cristina sabía que el esposo de su hija no estaba en esos asuntos.

La futura mamá se encontraba bien aunque un poco asustada, algo propio de su edad, pues no sabía a lo que se iba a enfrentar mas adelante, se trataba de una experiencia nueva. Llegó la hora del parto y como siempre su madre estaba con ella. Dio a luz en la Maternidad La Altagracia de Santo Domingo.

De eso nos cuenta fue muy bueno, que las atenciones fueron de calidad y que aunque se le presentó un inicio de preeclampsia, los doctores la ayudaron mucho y no se separaron de ella hasta que madre y bebé se encontraran fuera de peligro.

“Desde el momento en que tuve a mi hijo la vida me cambió. Yo no tenía a nadie y ya tenía un hijo. Después del nacimiento de Natanael mi esposo cambió, se tiro a la calle y nunca fue responsable conmigo ni mi bebé. Me golpeaba y yo decidí dejarlo definitivamente y vivir con mis padres”. Dice Ani.

Para ella fue muy difícil el hecho de haber sido madre tan joven porque a veces quería salir con sus amigas o ir a una fiesta y no poder hacerlo por la nueva responsabilidad que ostentaba.

Esto sumado al rechazo de los padres de otras adolescentes que no querían que sus hijas se juntaran con ella porque ya tenía un hijo. “Ellos pensaban que yo podía influenciarlas negativamente. Todavía mis padres me apoyan y me ayudan aunque decidí trabajar para poder pagar mis estudios. Tengo un salón junto a mi madre y con eso también nos ayudamos”.

Cuenta que en su barrio ha visto a muchas adolescentes con su mismo caso pero que se han tenido que tirar a la calle a prostituirse para poder mantenerse ellas y a sus hijos.
Ani admite que cometió un error y hoy está consciente de que esa no era la edad para tener un hijo. “La diferencia entre ellas y yo es que en todo momento conté con el apoyo de mis padres”.

Hoy día Ani tiene 22 años. Estudia Medicina y aspira a ser Gineco-Obstetra. Su objetivo es poder ayudar a otras muchachas que han pasado por la misma experiencia que ella.

“Cuando tengo la oportunidad de hablar con chicas adolescentes les digo que echen pa´lante, que busquen el apoyo de sus padres, que dialoguen, que le comuniquen lo que quieren hacer, ellos siempre pueden ayudarlas”.

La madre de Ani confiesa que está muy orgullosa por sus nietos. “Los hijos que tuve ya están grandes y la alegría de esta casa son mis nietos. Ellos son una bendición para mí”.

Read Full Post | Make a Comment ( 23 so far )

« Previous Entries Next Entries »

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.